CURIOSIDADES - El Cerdo IbéricoY SALUD  
 

      El cerdo ibérico es una variedad, fruto de una cuidadosa selección efectuada a través de la historia y desde tiempo inmemorial con el objeto de conseguir una mejor adaptación a las condiciones del nicho ecológico de la dehesa.
      Estas grasas, que dan el veteado característico, impiden además la deshidratación y proporcionan jugosidad y terneza a unos productos que gracias a su presencia son considerados como de altísima calidad.
      Recientes investigaciones han demostrado que estas grasas tienen un beneficioso efecto en la salud, debido a que en su composición existen altos porcentajes de ácidos grasos insaturados que, como es sabido, contribuyen a la reducción del colesterol.
      El cerdo ibérico es el animal que mejor aprovechamiento hace de la dehesa (ecosistema natural), consiguiendo la transformación de los elementos nutricionales con gran rendimiento y con la ventaja de realizarlo de una manera absolutamente natural y respetuosa con el medio ambiente.
La presencia de grasa, lejos de ser un defecto, es una característica celosamente buscada ya que es síntoma de auténtica calidad y garantía de salud.
      La pezuña negra (pata negra) es una característica que no siempre es determinante de la calidad o pureza de raza.
      Desde tiempo de los romanos se ensalzaban las magníficas calidades de los jamones y otros derivados del cerdo Ibérico un animal excepcionalmente adaptado al ecosistema donde se explota: La dehesa.
      La dehesa es una antiquísima forma de explotación agropecuaria que fue practicada par los iberos y celtas siendo posteriormente perfeccionada par los romanos.
      Extremadura conserva las extensiones mayores y mejor conservadas de dehesa de todo el mundo, y es precisamente esta sabia combinación de pastos y arbolado, fundamentalmente encinas y alcornoques, en envidiable equilibrio ecológico lo que constituye uno de los parajes con mejor adaptación natural a la cría y engorde del cerdo ibérico en montanera.
      La encina es la reina de la dehesa, un árbol corpulento que puede llegar a los 25 metros de altura aunque su porte y forma son modificados considerablemente mediante podas selectivas para mejor aprovechar sus potencialidades. Su fruto es la bellota, extraordinariamente rica en azúcares y grasas que, junto a los pastos constituyen la alimentación más selecta que se puede proporcionar al cerdo ibérico, único animal capaz de asimilar con un aprovechamiento óptimo este ecosistema único.
 

Medio Ambiente Partes del Jamón El Cerdo Ibérico Tipos de Jamón Ibérico Ficha de Cata
     
 
     

©Jamomeño, tu Ibérico Extremeño                                                                                                               Dónde estamos    Condiciones    Privacidad